domingo, 20 de agosto de 2017

LA ÉLITE TERRORISTA EN EL PLANETA "INGÉNUO"



Érase una vez un planeta situado a miles de años luz de nuestra galaxia. Un pequeño planeta al otro extremo del Universo llamado INGENUO.

El planeta ingenuo tenía un curioso sistema político y económico.

Una élite terrorista en la sombra había creado y controlado desde hacía milenios un complejo entramado social al que llamaban ... CIVILIZACIÓN.

Una pura fachada del poder real y dictatorial en la sombra. Un poder en la sombra que jamás podía ser revelado a los habitantes del planeta, los ingenuos.

El mundo “real” fabricado por la élite terrorista, se componía de un sistema global, político, religioso, educativo, periodístico, lúdico, militar, judicial, sanitario y policial. Todos con sus diferentes versiones, colores y niveles de mando, manejados en secreto y en la sombra por la élite terrorista.

Esta élite controlaba también el sistema económico del planeta. Ya que tenían la libertad de generar dinero de la nada, prestándolo a los ingenuos y éstos a cambio, devolvían el préstamo con dinero real de su trabajo más los intereses.

Si el ingenuo no devolvía el dinero ficticio que le habían prestado a cambio del dinero real de su trabajo, bloqueaban sus cuentas bancarias y se quedaban con sus propiedades y negocios.

Todo esto era perfectamente normal para el ingenuo medio, dado que desde pequeño le habían educado en ese sistema creado por la élite terrorista en la sombra.

El método preferido de control por parte de los amos del planeta ingenuo, era la creación de guerras y bandos enfrentados artificialmente. De esta manera provocaban muerte, sufrimiento, peleas y enfrentamientos entre sus habitantes.

Crearon y siguen creando naciones y religiones a lo largo de los siglos y les hacen creer a los pobres ingenuos que les pertenecen y forman parte de ellas. Que es de justicia la defensa de las mismas en aras de la libertad.

Cuando en realidad la única libertad que defienden es la libertad de la élite terrorista para seguir asesinándolos sin ser detectados a lo largo de los siglos.

De esos asesinatos obtienen una secreta y oscura energia vital de la víctima que utilizan para perpetuarse en el poder.

A la élite terrorista del planeta ingenuo le encanta masacrar a su población a través de grupos terroristas creados por ellos mismos.

Es importante que el ciudadano ingenuo tenga a alguien a quién temer y a quién odiar. De esa manera, el control por parte de la élite terrorista se convierte en un auténtico juego de niños.

Pueden justificar así nuevas medidas para recortar derechos y libertades y crear nuevas guerras que le faciliten el control del rebaño ingenuo, a través de la llamada “estrategia de tensión”.

La élite terrorista maneja a su antojo a la casta dirigente de la realeza y de la política, ya que todos ellos están educados y financiados por las instituciones educativas y por el dinero, ambos de su propiedad.

Esta casta real y política del planeta ingenuo en sus diferentes versiones y colores, se presentaban ante la opinión pública como los “luchadores contra el terrorismo”, ejemplos de integridad moral, cuando en la práctica formaban parte de la misma mafia asesina que gobernaba a los ingenuos.

Los ingenuos creen a pies juntillas en sus medios de comunicación, en su policía y en sus políticos, sin plantearse jamás que en realidad no son suyos, sino de la élite terrorista que gobierna en la sombra.

La verdad es demasiado terrible, demasiado cruda. Así que el ingenuo medio prefiere aceptar sin más lo que le dicen los vasallos del poder en la sombra.

La gran verdad es que el ingenuo había sido creado y diseñado genéticamente para ser un esclavo.

Por eso acepta “lo que le echen” desde los puestos del poder de su amada sociedad “libre”.

“Sociedad libre”, un eufemismo para la élite terrorista en el poder, pero no para el ingenuo medio que cree fielmente en su patria, su religión y en “la guerra contra el terrorismo”. Aceptando el mundo que le venden porque han sido creados y educados para ello.

La vida sigue igual en el lejano y pequeño planeta azul ingenuo.

Nada altera el milenario orden de las cosas entre amos y esclavos.

(Visto en http://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/)

sábado, 19 de agosto de 2017

MANTÉN TU VISTA EN EL OBJETIVO REAL



La sangre fluye por las calles de otra ciudad europea.

Gente matando gente en nombre de dioses e ideologías y viejos rencores.

Tortura, violación, asesinato, impactantes violaciones a los derechos humanos. Por todo el mundo.

Simplemente un día más en este antiguo planeta.

¿Acaso llegó el momento de darnos por vencidos?

¿Será éste el momento de cantar con más fuerza nuestras canciones de amargura, derrota y rabia desenfrenada? ¿Es el mundo un error insensato, una aberración de la consciencia, una pérdida de tiempo para todos? ¿Al final del camino, la filosofía nihilista estaba en lo correcto?

Cuando nos enfrentamos a noticias como éstas a menudo podemos sentirnos tan impotentes, tan decepcionados, tan asustados, tan inseguros; como si estuviéramos viviendo en un mundo que se ha vuelto loco, desquiciado, fuera de control. Todo parece como una pesadilla, como si una especie de fuerza oscura o maligna estuviera asumiendo el control. Algunos comienzan a hablar de la llegada del Apocalipsis. Ciertamente, se puede sentir como el fin del mundo de cuento de hadas en el que algún día creímos.

En medio de la devastación buscamos respuestas, causas, algo o alguien a quien culpar, una forma de dispersar nuestra tensión, una salida para toda esa rabia, dolor y confusión, un escape de esa energía de vida no procesada. ¿Por qué hay tal mal en este mundo? ¿Culpamos a los asesinos? ¿A sus padres? ¿A la sociedad en general? ¿Al cerebro humano? ¿A la comida que consumimos? ¿A los químicos? ¿A las estrellas? ¿A nuestros gobiernos? ¿A las religiones? ¿Cosificamos a los asesinos como enfermos, retorcidos, locos, malditos? ¿Nos ponemos en guerra con ellos como lo han hecho ellos con nosotros, deseando más muerte y destrucción sobre ellos y sobre sus hijos, sus madres, sus amantes, sus antepasados? ¿Nos adentramos en la milenaria historia del bien contra el mal, de nosotros contra ellos? ¿Consolidamos aún más nuestra identificación con un irreflexivo sentido del yo construido por la mente? ¿Acentuamos las divisiones?

En nombre de la paz mundial, ¿nos convertimos a nosotros mismos en terroristas?

¿Maldecimos a Dios y al universo, y deseamos nunca haber nacido? ¿Tratamos de adormecernos a nosotros mismos, distraernos de esas noticias, con alcohol, drogas, sexo, trabajo, compras, comodidades mundanas? ¿Desestimamos los horrores, retiramos nuestros corazones de los corazones de nuestros hermanos y hermanas en otras regiones del planeta, le damos la espalda a su triste situación, murmurando para nosotros mismos, mientras leemos el periódico en la mañana, lo “fea” y “terrible” que está la situación, sin hacer nada para generar un cambio y una sanación real?

¿Nos encargamos de difundir el problema, pero nos damos por vencidos cuando se trata de ser parte de la solución?

¿Acudimos a maestros espirituales para que nos consuelen con una charla sobre la naturaleza ilusoria de la vida y la irrealidad de la que todos somos testigos? ¿Regurgitamos frases vacías como ‘nada importa’, 'todo es un inocente juego de maya,’ y 'de cualquier forma, nadie tiene elección’? ¿Calificamos lo que vemos como 'irreal’ o 'ilusión’ para alejarnos del dolor de tener que confrontar todo el lío y la aparente falta de control de esta manifestación relativa e impermanente? ¿Pretendemos que los acontecimientos del mundo no tienen nada que ver con nosotros, que todo es independiente y que somos personas separadas? ¿Caemos en el solipsismo? ¿En la anarquía? ¿Cerramos nuestros corazones con más fuerza, construimos nuestros muros aún más altos y vivimos en un estado protegido, impregnado de miedo? ¿Rechazamos este mundo y soñamos con una perfecta vida después de la vida?

¿Utilizamos la 'realidad’ de las noticias como una excusa para darnos por vencidos, para cerrarnos, para olvidar lo que realmente somos? ¿Dejamos que los 'terroristas’ ganen abandonando nuestro camino y viviendo una vida de terror nosotros mismos, y aterrorizamos a otros que etiquetamos como 'malos’? ¿Nos sumamos a los problemas que vemos?

¿O utilizamos la apariencia de los problemas para vernos más profundamente a nosotros mismos y a la forma en que vivimos y tratamos a los demás? ¿Vemos la locura como un llamado a la claridad? ¿A la violencia como una invitación al amor? ¿Al dolor como un llamado a la compasión? ¿Al terror como una invitación a recordar y expresar con más profundidad y con más convicción la infinita inteligencia que somos?

¿Justificamos los asesinatos? Absolutamente no. ¿Sentimos el dolor de las víctimas, y la de sus seres queridos? Por supuesto que sí, porque no estamos separados. ¿Haríamos todo lo posible para evitar que esto suceda de nuevo? Absolutamente. ¿Trabajamos por la justicia? Sí. ¿Nos sentamos tranquilamente y simplemente 'aceptamos’? Si aceptar significa indiferencia y pasividad y soportar, no. Si significa alinearnos profundamente con la vida, sabiendo que el cambio inteligente y la sanación siempre surgen del hecho de sumergirnos en el misterio del momento, entonces, sí. La verdadera aceptación y el cambio creativo son amantes.

En Medio Oriente, un judío donó uno de sus riñones a una Palestina enferma, salvando su preciosa vida. En la India hay una mujer que alimenta y baña a los leprosos porque se ha dado cuenta que todos somos expresiones de una misma consciencia y le alegra mucho vivir así, a pesar de lo que los demás digan de ella. En San Francisco, un hijo toma la mano de su anciano padre y de repente surge el perdón, como por arte de magia; en una forma inesperada, el peso de la violencia y el resentimiento de toda una vida se desvanecen, como si nunca hubiera pasado nada.

¿Qué 'noticias’ les estamos transmitiendo a nuestros hijos? ¿Les estamos enseñando que han nacido en un mundo esencialmente malo, enfermo y lleno de miedo, y que deben vivir con temor y odio? ¿Les estamos enseñando que la violencia es inevitable y que ya viene 'incluida’ en su naturaleza? ¿O les estamos enseñando que todo el crimen y la tortura que vemos en las noticias diarias surgen del olvido de lo que somos, de una falsa y equivocada creencia en la separación? 

¿Cuáles son las verdaderas 'noticias’ de nuestros días?

¿Les estamos enseñando a renunciar a sus sueños porque hay gente mala allá fuera intentando detenerlos? ¿Los estamos enseñando a renunciar al amor y a la compasión, y al cambio y a la humanidad y a la alegría debido a todas esas 'noticias’? ¿Les estamos enseñando a enfocarse en lo que está mal en el mundo, a aferrarse a lo 'negativo’, a cantar canciones de derrota y desilusión? ¿Los estamos volviendo ciegos a lo 'negativo’ enfocándolos solamente en lo 'positivo’? ¿O los estamos enseñando a reconocer la violencia en el mundo, el dolor, pero estando conscientes de que todo eso es parte de una imagen infinitamente más grande, una imagen en donde todo está interconectado y todo es importante y todo está en equilibrio y nada está escrito sobre piedra?

No utilices las noticias como excusa para dejar de vivir tu verdad, ni por un solo instante. No creas, ni por un segundo, que hay una fuerza en el mundo llamada 'el mal’ con algún tipo de poder que sea capaz de vencer al amor.

El terror no puede ganar porque proviene de un craso malentendido acerca de nuestra naturaleza. Solamente nos estamos lastimando, nos estamos apuñalando a nosotros mismos, nos estamos defraudando y en el fondo lo sabemos y siempre lo hemos sabido. Una ola nunca puede separarse del océano, ni tampoco de ninguna otra ola, y más allá de nuestras diferencias de creencias y opinión, todos somos movimientos de la Única Vida, el verdadero Poder, más allá del 'poder’ mundano de las armas de fuego y cuchillos goteando sangre y camiones atropellando multitudes de inocentes.

Enséñales a tus hijos las realidades del mundo sí, pero, lo más importante, muéstrales las realidades de sus corazones y de los corazones de aquellos a quienes llaman 'los otros’. Permite que el juego actual de la violencia sirva para profundizar aún más tu convicción en este don eterno, inmutable que es la Presencia, la Presencia que siempre has conocido, y para confirmar nuevamente tu intención de parar toda violencia en ti mismo, para vivir como tú sabes que puedes vivir. No permitas que las noticias, o al menos las historias que selectivamente se te presentan como noticias te distraigan de la Verdad.

Honra a las víctimas.

Recorre tu camino con valor.

Habla claro. Crea. Organiza.

Apaga tu maldita televisión.

Mantén tu vista en el objetivo real.

Jeff Foster
(Fuente: http://la-danza-de-la-nada.tumblr.com/)

SIN MIEDO


LAS COMPLICIDADES DEL GOBIERNO ESPAÑOL CON EL YIHADISMO DEL ISIS


La bandera del ISIS ante la alfajería de Zaragoza. 

El Estado Islámico (ISIS o Daesh) que ha reivindicado los atentados de Barcelona no surgió de la nada, sino de las conveniencias del bloque atlantista como instrumento con el que doblegar a los legítimos gobiernos de Libia y Siria. El objetivo se logró en el primer caso, pero se ha truncado en el segundo merced a la internacionalización de un conflicto en el que Irán y Rusia han apuntalado al presidente Asad.

Al igual que hacían los demás países de la OTAN, el gobierno del Partido Popular financió entre 2013 y 2014 a los grupos terroristas que los medios nos presentaban como "rebeldes moderados", incluidos Al Qaeda, Al Nusra y Daesh, pese a que ya por entonces estos últimos no ocultaban su intención de incorporar Al-Andalus (España) a su soñado y anacrónico Califato. Las masacres de ciudadanos iraquíes y sirios no parecían restarle un ápice de "moderación" a estos mercenarios, hoy expulsados a sangre y fuego de Oriente Medio y acogidos con suicida hospitalidad por países como el nuestro, donde han recalado camuflados entre las sucesivas oleadas de refugiados, y donde están dejando claro su extraño sentido del agradecimiento.

viernes, 18 de agosto de 2017

EL CASO JUANA RIVAS, TODO UN TEST DE CÓMO MANIPULAR LOS PEORES INSTINTOS DE LA TROPA




La cita que introduce esta entrada representa con un grado de exactitud preocupante el veredicto del juicio paralelo promovido por el feminismo oficialista en el caso "Juana Rivas": no hay nada que ponderar ni reflexionar, la madre despechada -e indudablemente desquiciada- tiene razón por principio y el padre, varón, discreto y extranjero, es culpable de todo lo que se quiera. La secuestradora de menores ha llegado a llamar "terrorista" a su pareja días antes de que los sucesos de Barcelona nos recuerden en qué consiste el terrorismo real. Pero a quienes se piensan en posesión de la verdad absoluta nada puede moverles de su discurso monocorde. Así que eslóganes simplistas en vez de matices, condena maximalista en vez de reflexión y presión mediática sobre la justicia en vez de respeto a su independencia.

Juana Rivas junto a Vanessa Skewes, espabilada cuya preten-
sión de haber sido maltratada por su marido fue desmontada
por el Juzgado de violencia sobre la mujer de Alicante
. Dime
con quien andas ... 
Lo más exasperante de todo esto es que ni siquiera debería haber saltado a las primeras páginas de los medios. Se trata de una disputa prevista y arbitrada por leyes, acuerdos y normas. Ha ocurrido anteriormente, y, dada la creación de un espacio europeo común en el que las relaciones entre particulares no se circunscriben a su nacionalidad de origen, volverá a ocurrir. Lo inaudito es el empecinamiento de un sector de la población en convertir un triste conflicto de pareja en una historia -e histeria- de buenos y malos, o, para ser más exacto, de buena irreprochable y de nuevo Maquiavelo. El juicio paralelo ha sido brutal, saltándose las mas elementales precauciones (como escuchar las dos versiones de una historia, y no solo la más lacrimógenea, mejor publicitada y más digerible para la simpleza mental del personal). Tal vez porque había que justificar la nueva vuelta de tuerca a una ley tan inútil como inconstitucional, la Ley de Género 2.0, de cuya motivación hablaré más adelante.

El argumentario con que tanto desinformado ha aceptado sin más las consignas lanzadas por el "lobby" feminista abochorna a cualquier inteligencia medianamente operativa: "Cualquier madre hubiera hecho lo mismo que Juana", leo en Twitter. ¿Denunciar a su esposo por malos tratos y luego volver con él y tener otro hijo?. Se de mujeres que en cuanto un energúmeno les ha levantado la mano han puesto fin a una relación. Pretender que todas las mujeres son adictas al maltrato es un insulto al sexo que las paniaguadas de turno dicen defender. "Que no lo busquen más porque está en todas nuestras casas". ¿La habéis descuartizado para repartirosla? Y a esta desatinada pseudo-solidaridad la llaman "sororidad". En otros tiempos se llamaba corporativismo, y venía siendo lo opuesto a la ecuanimidad. Claro que "sororidad" parece remitir a uno de los grandes pagadores de esta ideología del resentimiento y el odio al varón, el nefasto Soros.

... y una calumniadora no es una buena persona. Por muchos
corifeos que te acompañen. Ningún tribunal ha condenado a
Francesco Arcuri por maltrato. Informaos.
En todo caso, asistir al linchamiento público de un marido al que todo quisque trata de maltratador sin que ninguna sentencia judicial dice que lo sea produce cuando menos sonrojo. Francesco Arcuri tiene su propia versión de los hechos, y parece más coherente que la de su esposa. Afirma que aceptó una condena por lesiones -no por maltrato, sino porque en una pelea con su mejor ésta resultó lesionada al agarrarla por las muñecas para impedirla que destrozase su ordenador- para no dejar de ver a su hijo mientras se desarrollaba un juicio que no deseaba. Bien escarmentado debe estar de haber cedido a uno de estos "acuerdos" que tan comunes son en los tribunales de excepción que ha creado la nefasta LIVG. ¿Miente? Entra en lo posible, pero de las lesiones aducidas no hay parte alguno, ni más constancia que la denuncia de Juana Rivas, denuncia con que ella respondió a la previa de su marido, algo que las voceadoras de su entorno callan. Y de conocerle le aconsejaría denunciar por calumnias a tantos medios, asociaciones, ayuntamiento de (Eeeeeeh!) Macarena y Junta de Andalucía que con tanta alegría le tildan de maltratador.

En cuanto a la más reciente denuncia por maltrato, aún no se han pronunciado los tribunales, y la prudencia, la presunción de inocencia y la estricta legalidad desaconsejan convertir una mera acusación -harto interesada, pues fue puesta una vez consumada la no devolución de los hijos y en España, no en Italia, donde la familia residía- en evidencia.

Una obviedad como una catedral. Solo que el hostelero italia-
no no ha querido ejercer de cajero y sí de padre, algo en lo
que la ley le ampara.
En lo que sí se han pronunciado los tribunales, hasta en cinco ocasiones, es en que los hijos de la pareja deben volver al entorno en que están arraigados, que es Italia, donde vivían con su padre y donde están escolarizados. El usarlos como moneda de presión por parte de Juana Rivas es, cuando menos, innoble, tanto como sospechosa es la subida de tono de sus acusaciones según el caso se prolonga. Ha llegado a acusar a Francesco de haberle escondido el pasaporte, un documento que no es necesario para viajar de Italia a España, algo que sabe cualquiera. Otra cosa es que quisiera llevarse a sus hijos a Burundi o al Tibet, pero, ¿qué ventajas iba a tener allí cuando España es el paraíso de las mujeres victimistas? Veremos cuanto tarda en acusarle también de abusos sexuales.

Ojo, no digo que no existan unos índices inaceptables de maltrato hacia mujeres en nuestro país, y que no sean necesarias medidas para erradicar esta lacra, lo que es obvio es que visibilizar casos tan discutibles como el de Juana Rivas hace un flaco favor a las mujeres que necesitan apoyo, protección y amparo de las leyes y de las personas. Pero, claro, la institucionalización de una industria del maltrato, con institutos, observatorios y asociaciones bien subvencionadas con dinero público hace que de vez en cuando haya que justificar todo el entramado con disparatadas campañas como la dirigida contra el futbolista Rubén Castro, otro "maltratador" que ha tenido la fortuna de demostrar en los tribunales su inocencia ante las falsas acusaciones de una ex despechada (y con quien ninguna integrante de la jauría que pedía su cabeza ha tenido el detalle de disculparse). Ya vivió una situación idéntica el también futbolista Theo Hernández (que ya es casualidad, cuando las denuncias falsas -pese a quedar casi siempre impunes o saldarse con multas simbólicas- son tan pocas que casi ni existen ...)

- Juana, hija, ¿qué maquillaje usas? Porque lloras más que un
recolector de cebollas y el rimmel ni se te altera.
Y es que detrás de lo fácil que resulta enmierdar -se que no soy elegante, pero prefiero ahorrarme circunloquios- la reputación y la vida de un hombre está el innoble estímulo económico. No solo la U.E. "premia" las denuncias con generosas subvenciones. Es que la dotación que la nueva Ley de Género 2.0 otorga al entramado asociativo feminazi -1.000 millones de euros de dinero del contribuyente- es un poderoso engrasante para que la maquinaria misándrica y heterofóbica funcione a todo tren. ¿Soy el único que preve que cada partido político dispondrá de su propia fundación-asociación-aparato feminista -por supuesto con alguna noble denominación que exalte la igualdad- como fuente de financiación opaca complementaria a las que ya disfrutan estas mafias?

Eso sí, si todo este escándalo se ha planificado como apoyo a la nueva Viogen lleva camino de convertirse en un tiro en el pie para sus muñidores. Las contradicciones en que incurre la señora Rivas, la evidente dejadez de las fuerzas de seguridad en hacer cumplir las sentencias judiciales y el incumplimiento de los compromisos internacionales de España en materia de tráfico de menores, en particular el Convenio de la Haya, están dejando en evidencia el experimento de ingeniería social que supone esta artificial guerra de sexos que eleva lo excepcional -los tristes casos de violencia en la pareja- en el patrón absoluto de las relaciones humanas.

Ahí queda eso.

Entretanto, alargar esta situación daña a dos menores que tienen derecho a la estabilidad, al arraigo y a una familia. Lástima que esta última esté rota, pero imposibilitar por la vía de los hechos que se pueda reconstituir en lo posible un entorno equilibrado para ellos es una vileza, en la que una mujer mal aconsejada ha incurrido con el aplauso irreflexivo e histérico de muchos y muchas desinformados.

(Posesodegerasa)

DETRÁS DE LOS HILOS



Ahora es cuando no me voy a cortar un pelo. Lo aviso, porque para los lectores que aún crean que la línea divisoria entre buenos y malos se traza entre independentistas/españolistas (ellos ya decidirán a quiénes identifican como buenos y malos) esta va a ser una entrada difícil de digerir. Tanto, que de ellos solo espero descalificaciones personales y nada de reflexión. De hecho, para quien reflexiona el nacionalismo (español o catalán, tanto da) no deja de ser un sinsentido, un patético intento de justificar el cambio de amo que para algunos simples es el sumum de la libertad.

Lo que ha ocurrido en Cataluña lo sabemos a grandes rasgos. El por qué ha ocurrido es lo que habría que analizar, venciendo tanto la pereza intelectual como el fundamentalismo de quienes entienden que si ocurren hechos horribles nuestro deber moral es permanecer inmaculadamente horrorizados tanto tiempo como sea posible sin ceder nunca a la tentación del análisis.

Los que sabemos que las emociones son las riendas mediante las que los muñidores del horror pretenden embridarnos nos sacudiremos la borrachera emocional y haremos la pregunta clave: Qui prodest? ¿A quién beneficia lo ocurrido?

Los medios nos dirán que a unos fanáticos que odian nuestro modo de vida, nuestras libertades con cuentagotas y nuestra indeferencia al maximalista credo que exige sumisión absoluta o muerte ejemplar. Todo o blanco o negro, ambos contrastadísimos. Demasiado para el laberinto en que la mayoría de las veces consiste la realidad.

Así que frente a ese discurso monolítico de los extremos propongo un mero ejercicio de imaginación. Lo que sigue no tiene por qué ser tomado por verdad indiscutible, ni siquiera por verdad ... No es más que una especulación, una versión alternativa al discurso de los medios que podemos considerar y desechar luego como la fantasía de una mente novelesca.

Así que imaginemos.

Imaginemos que en una comunidad desafecta al Estado que la integra se producen movimientos separatistas que ponen fecha a la "desconexión" que algunos anhelan. Imaginemos que frente a la posible materialización de su proyecto, el poder centralista, el que tiene en su mano los recursos que van más allá de lo legal, mueve ficha para deslegitimar el proyecto político del rival, acudiendo a esos movimientos subterráneos que Felipe González resumió con su famosa metáfora de "las cloacas".

Para quien sepa en manos de quiénes estamos no es tanto imaginar. Máxime cuando sabemos lo que el Ministerio del Interior ha llegado a hacer para enfangar a sus rivales políticos. La voluntad explícita de entorpecer un proceso amenazante se ejemplifica en las siniestras declaraciones de García Margallo cuando que “a partir de la segunda quincena de agosto empezarán a pasar cosas en Cataluña". Bien, ya han empezado a pasar ...

Saltermos ahora a uno de esos detalles que chirrían en un atentado. Se nos ha dicho que una furgoneta embistió al gentío que recorría las Ramblas a las 17 horas del día 17 de un mes de agosto del año 17 (cuanta casualidad, ¿no?). Y que tras estrellarse contra un kiosko el conductor abandona el vehículo a la carrera. Pongánse en el lugar del verdugo y que levanten la mano los que se habrían molestado en cerrar la puerta del vehículo. Porque las fotos del vehículo homicida muestran la puerta del conductor cerrada. Un detalle que contrasta con la puerta lateral derecha abierta, como si el fugitivo no hubiera estado al volante sino encerrado en la parte trasera del vehículo hasta que se le permite escapar ... como si el atropello masivo hubiera sido ejecutado mediante control remoto pese a la existencia de un cabeza de turco al que se podría culpar, un "Oswald" de circunstancias.

Y puestos a imaginar -y quede claro que no se me ha ocurrido a mí solito, sino que debo esta reconstrucción de los hechos al casi siempre certero Eladio Fernández- pongamos que todo el ataque ha sido monitorizado desde la torre de tráfico que domina la Rambla. Pongamos que sobre el escenario real agentes con mochilas inhibidoras de señal telefónica y repetidor de señal independiente han estado informando a un centro de mando que ha dirigido toda la operación ... por encargo de quienes pretenden que la alerta terrorista pase a Nivel 5, con el consiguiente despliegue del ejército para asumir las funciones de la policía, un despliegue que seguiría operativo a comienzos de octubre, cuando el desafío independentista ha fijado la anhelada "desconexión".

Repito que todo lo que antecede puede ser intepretado como un mero delirio, un exceso de una mente "conspiranoica" adicta a la desconfianza. Para confirmarlo habría que suponer más ataques simultáneos o posteriores que confirmasen la necesidad de un mando centralizado. Ataque, por cierto, como el de Cambrils, o los que todavía podrían producirse.Y una identificación en el subconsciente general del anti-turismo de los independentistas con la acción contra los turistas de ayer.

Vuelvo a reiterar que todo esto no es más que literatura barata con base en los sucesos de los dos últimos días.

Solo que a veces la realidad imita a la literatura barata.

(Posesodegerasa)

CONTIGO, BARCELONA




No se ni por dónde empezar.

Por desgracia, lo que ha ocurrido hoy -escribo antes de la medianoche- es algo con lo que contábamos.

Nuestra cotidianeidad, nuestro modo de vida, nuestra tranquilidad de ciudadanos pacíficos acostumbrados al sosiego y al discurrir pacífico de la vida se han demostrado ya demasiadas veces provisionales y frágiles.

El zarpazo que nos descubre obscenamente lo infundado de nuestra placidez es tan fácil como dar al contacto de una furgoneta y jugar como un videojuego a atropellar inocentes. Hoy Barcelona se suma a la lista de ciudades -Berlín, Niza, Londres, Estocolmo ...- en que la locura terrorista deja su huella en una modalidad particularmente perversa.

En el fondo, ocurre con tanta frecuencia que lo sorprendente es que nos sorpendamos.

Y del guión previsible no escapan ni los detalles reiterativos -como el pasaporte a modo de firma encontrado en el lugar de los hechos- ni la utilización partidista de lo sucedido como munición en el debate independentismo-antiindependentismo.

Es peor que cansino.

Es un insulto a las víctimas y a los que pueden testimoniar, como la homérica Cassandra, que esto se veía venir.

Hay datos objetivos desde los que enfocar lo sucedido.

Van desde la certera previsión de dos medios alternativos -El Robot Pescador y Eladio Fernández- que anunciaron lo que hoy se ha materializado hasta la negativa del ayuntamiento de Barcelona -que tiene titular con nombre y apellidos- a colocar defensas que obstaculizasen un atentado como el de hoy. Y es que queda feo admitir lo fácil que resulta masacrar a los ciudadanos.

También hubo un tiempo en que los fabricantes de coches se resistían a instalar cinturones de seguridad, puesto que estos dispositivos evidenciaban lo letal de sus fabricaciones.

Hoy los políticos se resisten a admitir lo letal de sus políticas.

Al fin y al cabo, las víctimas siempre van a ser de "los de abajo".

No los de su entorno.

Escribo desde la rabia de saber herida una ciudad que amo.

Una ciudad por cuyas calles paseaban mi hermana y mi sobrina justo al producirse el monstruoso atentado.

Y escribo también desde la convicción de que nada cambia con lo sucedido.

Solo ha cambiado mi deseo de mantener silente este blog.

Porque como dice el Evangelio, si callamos, las piedras deberían gritar.

Y mi corazón y mi alma aún no son de piedra.

Mi pésame a los fallecidos y toda mi consideración a los heridos y a los afectados.

... afectados que, en el fondo, somos todos.

(Posesodegerasa)